Publicado el 2024-02-23 en Licenciatura y Licenciatura en Psicología

Psicología positiva y su relación con la felicidad

Por: Lic. Norma Karina Ávila Huerta, docente de Psicología y profesora de tiempo en Investigación y Colegiado Docente UNLA

 

Me gustaría preguntarte algo, sí, a ti que estás leyendo este mensaje. ¿Eres feliz?, ¿Cuántas veces al día te consideras feliz?, ¿Crees que la persona que más sonríe o se ríe es la más feliz?, O para ti, ¿Una persona feliz es aquella que no experimenta tristeza?

 

Permíteme compartir algunas reflexiones sobre este tema:

 

La felicidad se puede concebir de diversas maneras: sentir satisfacción con la vida que llevamos, sentirnos bien con quiénes somos y lo que hacemos, o considerar que nuestra calidad de vida es excepcional. Para muchos, alcanzar la felicidad parece una tarea elusiva. Como señala Jennifer Moss (2015), es como una "niebla densa y llena de formas que, al acercarnos, se disipa y nos rodea sin poder atraparla".

 

¿Has notado que constantemente buscamos la felicidad? La perseguimos pensando que no la poseemos, que es algo que debe llegar o, en ocasiones, que debemos merecer. ¿Te suena familiar? Los medios de comunicación suelen simplificar demasiado el concepto de felicidad, sugiriendo que ser feliz es estar alegre, de buen humor y contento todo el tiempo. Esto es un error; la felicidad no radica en poseer todo lo que deseamos.

 

 

En esencia, no somos felices mientras perseguimos la felicidad. La verdadera felicidad no es la ausencia de sufrimiento, sino la capacidad de sobreponerse a él. Es aprender a gestionar el estrés con resiliencia, practicar la empatía, el agradecimiento y tener un propósito de vida.

 

Desde una perspectiva teórica, la psicología ha estudiado la felicidad, especialmente desde el enfoque humanista, con aportaciones de psicólogos como Abraham Maslow, quien afirmaba que la felicidad se alcanza al satisfacer completamente nuestras necesidades. Pero, ¿realmente es así? ¿Significa esto que no podemos ser felices hasta satisfacer todas nuestras necesidades? La gestión de emociones y el entendimiento de nuestros sentimientos siempre han interesado a los psicólogos.

 

Sin embargo, medir algo tan subjetivo como la felicidad es complicado. Podemos aproximarnos a través de la expresión de experiencias en tiempo real, lo que nos permite ver el mundo a través de los ojos de otros, aunque no siempre puedan cuantificar su felicidad o satisfacción.